La idea ecosostenible de un paisa, entre las 10 mejores del mundo.

By Ant_Ycc, noviembre 18, 2015

Luis Quintero es uno de los dos colombianos finalistas en ‘Una idea para cambiar la historia’.

Una idea para convertir en energía limpia el paso de los carros por las calles, que está entre las 10 mejores del concurso ‘Una idea para cambiar la historia’, del canal History Channel, nació una noche en Medellín.

Luis Felipe Quintero, un joven antioqueño de 25 años, ingeniero mecánico y con maestría en Construcción Sostenible, se hizo la siguiente pregunta: “¿Cómo puedo transformar el tráfico de 1’266.000 vehículos que circulan a diario por la ciudad en energía positiva, útil, renovable y amigable?”.

La primera imagen que tuvo fue la de un generador en una bicicleta que con el movimiento de la llanta produce energía suficiente para iluminar el camino.

Aquella idea maduró y se transformó en el rodillo con el que está a punto de ganar un premio de 60.000 dólares.

Quintero, el primer ingeniero paisa en clasificar a la recta final de la contienda, desarrolló un proyecto en el que un cilindro hecho de acero inoxidable se instala sobre las vías para que, con el peso (no más de 20 kilos) y la velocidad de los carros, su rotación se convierta en una fuente de energía capaz de producir 30 vatios por hora.

En otras palabras: si se instalaran 10 rodillos de estos en una vía importante de la ciudad, se produciría energía suficiente durante el día para alimentar al menos un kilómetro de alumbrado público toda la noche.

El sistema funciona de manera muy parecida a un molino de viento, solo que en este caso el impulso que genera el viento se cambia por el paso del carro o moto sobre el rodillo, que está a unos 4 centímetros sobre el nivel del pavimento, pero que no afecta la movilidad.

Aunque los pisos generadores de energía ya existían en la ciudad, e incluso hubo uno en la calle 10.ª del barrio El Poblado (Medellín), hoy ya no están en funcionamiento.

Esto se debe a que los pisos dieléctricos, como se les llama, operan bajo la presión que ejerce el peso del carro y duran muy poco porque no están construidos para soportar el impacto de la llanta, solo la totalidad del peso del vehículo.

“Es ahí donde el rodillo hace la diferencia, porque soporta y aprovecha el impacto de la llanta, sumado a la velocidad que transforma la energía cinética en rotacional, aumentando la productividad hasta diez veces más que los sistemas actuales”, señala el inventor paisa.

Esta apuesta ecosostenible no pretende reemplazar la capacidad productiva de las hidroeléctricas, simplemente es energía gratuita que los ciudadanos seguramente apreciarían, pues lo único que exige es transitar. Incluso, es una energía que serviría para cargar los cerca de 300 carros eléctricos que circulan en Colombia o para iluminar espacios que actualmente tienen deficiencias.

DAVID SÁNCHEZ MEJÍA
Para EL TIEMPO
Medellín

Que está pensando?

Nos encanta leer sus comentarios, no olvide dejarnos su opinión.